Los pugs en el arte del siglo XVIII

A lo largo de la década de 1700, los Pugs aparecen por todas partes, especialmente en los retratosde la aristocrácia europea.
4 Shares
3
0
1

Aunque la evolución del Pug comenzó en el antiguo Lejano Oriente, China específicamente, durante la dinastía Han unos 200 años AC. No fue hasta durante la Era de la Exploración (más o menos desde 1500-1700), donde los comerciantes y los viajeros llevaron a la raza a los Países Bajos. A partir de ahí, los Pugs se extendieron por el continente europeo y, finalmente, en todo el mundo. A lo largo de la década de 1700, sin embargo, aparecen Pugs por todas partes, especialmente en los retratos europeos.

Durante una buena parte del siglo XVIII las formas barrocas mantuvieron su vigencia, ya fuese como continuadoras de las que habían surgido en el siglo XVII o como resultado del triunfo en los ambientes cortesanos de la estética característica del rococó. Sin embargo, conforme el siglo avanzó, puede observarse un cierto agotamiento de estas tendencias artísticas y su progresiva sustitución por un nuevo estilo, el arte neoclásico.

Y en este arte neoclásico, de mediados del siglo XVIII, con los Pugs firmementes establecidos en toda Europa, es donde la raza ocupa un lugar privilegiado como mascota doméstica y compañero que se ve plasmado en el arte.

Los pugs eran un perro popular para los aristócratas, la realeza y la élite adinerada en el siglo XVIII. María Antonieta tenía pugs tanto en Austria como en Francia, pero no era la única en la familia real francesa que disfrutaba de la raza, ya que incluso Madame Elisabeth, la hermana menor de Luis XVI de Francia, fue pintada con un pug en su regazo.

Los perros aparecen en numerosos retratos durante este período de tiempo, donde generalmente se los retrata como perros de compañía que se contentan con estar en los regazos o sentarse a los pies de sus dueños.

Goya retrató algunos hermosos ejemplares de esta raza. William Hogarth era propietario de un Pug, su autorretrato es muy conocido y muestra al artista con su perro. También incluyó a Pug en otros retratos y cuadros de familia. Reingale es otro artista conocido por pintar animales y que retrató al Pug en sus obras.

Esta es nuestra selección de los mejores retratos con pugs:

Un retrato de la princesa Ekaterina Dmitrievna Golitsyna por Louis-Michel van Loo, 1759.
Un retrato de Anna Amalia, duquesa de Sajonia-Weimar-Eisenach por Johann Ernst Heinsius, 1769. Heinsius pintó varias variaciones de este retrato, incluida una versión posterior en 1773 que no incluye el pug en la esquina.
Un retrato de la marquesa de Pontejos por Francisco de Goya, 1786.
Un retrato de Bárbara de Braganza, reina consorte de España por Domenico Duprà, 1725.
Detalle de un retrato de la familia de Frederick, Príncipe de Gales, de George Knapton, 1751
Un retrato de Élisabeth de France Joseph Ducreaux, 1768.
Un retrato de Armand Louis II y Armand Louis Jean de Béthune por François-Hubert Drouais, 1761.

4 Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like