Puerto Madryn, redescubriendo la Patagonia argentina

5 Shares
5
0
0

Custodiado por ballenas, pingüinos y lobos marinos, Puerto Madryn es un destino patagónico que se vive con los cinco sentidos y que engalana a sus visitantes con su belleza paisajística, biodiversidad y patrimonios naturales.

El destino está situado al noreste de la provincia de Chubut, frente al Mar Argentino en el océano Atlántico. Además de ser reconocido como “Capital Nacional de Buceo” en Argentina, a nivel mundial se lo conoce como la puerta de entrada a la Península Valdés, una zona declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

PUERTO MADRYN

Mediante los servicios turísticos de Argentina Visión, pudimos corroborar que con solo dar un paso en Puerto Madryn, el visitante es seducido por una atractiva ciudad situada frente a un mar de color azul profundo. Sus calles atesoran, además de un interesante legado galés, un pujante centro urbano con modernas edificaciones, hoteles, monumentos, museos, tiendas comerciales, casino y propuestas gastronómicas caracterizadas por mariscos, pescados, selección de vinos, cordero patagónico, postres y chocolates.

Para conocer la ciudad se puede iniciar el recorrido en Punta Cuevas que conserva las viviendas más antiguas. Luego trasladarse hasta el monumento al Indio Tehuelche para apreciar una vista panorámica de la ciudad, las playas y el parque industrial, ir al cercano Ecocentro y descubrir los misterios del mar, o ir de paseo por el Boulevard Marítimo con un panorama de playas, hoteles, comercios y propuestas para realizar windsurf o buceo.

PENÍNSULA VALDÉS

Esta reserva natural, considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco (1999), es uno de los destinos más visitados de la región debido principalmente a su flora y fauna. Con el Golfo Nuevo al sur y el Golfo San José y Golfo San Matías al norte, la tranquilidad de sus aguas y la costa recortada lo convierten en un santuario de la biodiversidad marina permitiendo avistar ballenas, orcas, delfines, pingüinos y lobos marinos.

La flora y fauna de la región están integradas por plantas como el Barba de chivo, Piquillín y Codium; y animales como el Zorro gris, Guanaco, Mara, Martineta común, Loica, Peludo, Águila mora, Halcón peregrino, Jote de cabeza colorada, Lagartija de Darwin, Yarará ñata y  Choique. Más cerca de la costa, se divisan especies de Flamenco austral, Pingüino de Magallanes, Pardela oscura, cangrejos, bivalvos, Cormorán imperial, Bigua, Chorlito doble collar, Elefante marino y Lobo marino. La fauna marina, por su parte, está integrada por Tonina overa, el Delfín oscuro, la Orca, el Delfín naríz de botella y la Ballena franca austral.

PUERTO PIRÁMIDES

Dentro de la Península Valdés, Puerto Pirámides es la población más importante con opciones de alojamiento, restaurantes, agencias de viaje y centro de salud. En la localidad zarpan las excursiones para el avistaje en barco de ballenas. A pocos kilómetros, en Punta Norte está uno de los asentamientos de lobos marinos más importantes de la Península, famosa por el avistaje de orcas entre los meses de octubre y abril, que llegan a la costa a cazar lobos marinos por medio de la técnica de varamiento.

En la Península Valdés también se sitúa la Estancia San Lorenzo, hábitat de la mayor colonia de Pingüinos de Magallanes que yacen libremente entre matorrales y senderos de piedra.

EL DORADILLO

Hacia el norte, cruzando la ciudad de Puerto Madryn, la playa de El Doradillo es uno de los pocos lugares desde donde se puede avistar ballenas francas desde la costa. Debido a las características del sitio, las ballenas dan a luz a sus crías y las amamantan desde junio hasta noviembre, trasladando a los ballenatos en su aleta hasta cerca de la costa a fin de poder descansar sobre el lecho de canto rodado. Es común ver un importante número de turistas sentados a la orilla del mar, tomando fotos o simplemente optando por un almuerzo campestre.

PUNTA LOMA

Localizada en el Golfo Nuevo, a unos 17 kilómetros de Puerto Madryn, Punta Loma es una importante reserva faunística cuyo valor biológico radica en que es hábitat de lobos marinos de un pelo y gaviotines sudamericanos, siendo posible también avistar otras aves marinas y terrestres así como reptiles y mamíferos. Dependiendo de la marea existe la posibilidad de aprecia la fauna marina desde la altura, en un mirador, o interactuar con ella a través del buceo o snorkel.

VALLE DEL RÍO CHUBUT

Para completar el viaje a Puerto Madryn y la Península Valdés, es necesario dedicar un día entero al Valle del Río Chubut. El full day debe iniciar con una visita a Rawson, capital de la provincia de Chubut, desde donde es posible embarcarse para el avistaje de la Tonina overa o delfín de Commerson. El trayecto continúa hacia la ciudad de Trelew, sede del Museo Paleontológico Egidio Feruglio, en el que se realiza un recorrido a través de las eras geológicas, desde el Big Bang hasta el primer humano sobre la Tierra, siendo el último de sus descubrimientos el esqueleto del dinosaurio más grande del mundo.

Hacia el oeste de Trelew, sobre la margen norte del Río Chubut, se halla Gaiman, una pintoresca población que preserva su cultura galesa. Además de sus construcciones que datan de la época de los colonos, se destacan sus casas de té con la célebre Torta Galesa. Luego del tradicional té, el camino avanza por la zona de chacras hasta Dolavon, un apacible poblado con norias y numerosos establecimientos dedicados al agroturismo. La visita al Molino Harinero es un paso obligado en el recorrido.

Puerto Madryn cuenta con dos temporadas altas: la de verano que va de diciembre a marzo; y la de ballenas, que se extiende de junio a diciembre. Desde Buenos Aires cuenta con conectividad aérea a bordo de Aerolíneas Argentinas mediante un vuelo de aproximadamente una hora y media.


Viajamos hasta Puerto Madryn con Aerolineas Argentinas invitados por Intertours. Texto publicado en la edición de Octubre 2019 de Contacto Turistico.

5 Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

El otro lado de Río, Barra de Tijuca

Que Río de Janeiro es la principal puerta de entrada al Brasil, ¡es indudable! La Cidade Maravilhosa deslumbra con su Pan de Azúcar, el Cristo Redentor, la playa de Copacabana, verdaderas postales conocidas y deseadas por visitantes ansiosos de conocer el Jeito Carioca de Ser.