El otro lado de Río, Barra de Tijuca

Que Río de Janeiro es la principal puerta de entrada al Brasil, ¡es indudable! La Cidade Maravilhosa deslumbra con su Pan de Azúcar, el Cristo Redentor, la playa de Copacabana, verdaderas postales conocidas y deseadas por visitantes ansiosos de conocer el Jeito Carioca de Ser.
6 Shares
6
0
0

Que Río de Janeiro es la principal puerta de entrada al Brasil, ¡es indudable! La Cidade Maravilhosa deslumbra con su Pan de Azúcar, el Cristo Redentor, la playa de Copacabana, verdaderas postales conocidas y deseadas por visitantes ansiosos de conocer el Jeito Carioca de Ser.

Una corrida matinal por la costa del mar, un jugo helado después del fútbol en la playa, una cerveza fría al final del día o simplemente presenciar la puesta del sol en Arpoador son experiencias que todos deberían vivir. Lo que pocos saben es que la ciudad ofrece mucho más que las famosas veredas de piedras portuguesas de Copacabana.

Por la deslumbrante y sinuosa Av. Niemeyer, que parece flotar sobre el mar; atravesando el Túnel de Joá en el macizo de Tijuca, abrazado por la pequeña y encantadora playa de Joatinga, el panorama parece una canción de bossa nova. Es una de las vías de acceso a Barra da Tijuca, barrio que tuvo gran crecimiento a partir de los años 80. Localizada en un área integrada por montañas, lagunas y el océano Atlántico, en el imponente pico de Piedra Blanca, el punto más alto del lugar, se encuentra el barrio también conocido como la Miami de los Cariocas por sus largas avenidas, numerosos condominios y deslumbrantes shoppings.

El boom de la construcción, la disponibilidad de nuevos espacios hicieron de Barra la zona de mayor crecimiento tanto en el perfil de placer como corporativo, convirtiendo al lugar en un destino dentro de otro destino. El lugar ofrece 18 kilómetros de playas preservadas y cuidadas para todos los gustos. En la Playa de Pepe, quienes practican deportes y cuidan su salud se reúnen frente a la Barraca, un espacio creado por un conocido deportista que fomentó la alimentación saludable en la playa. La playa Abricó, es el sitio ideal para los amantes del naturismo pues es la única playa nudista de la ciudad, Praia da Reserva, para quienes buscan tranquilidad o la hermosa Prainha, situada entre el mar y el verde, un paraíso para quienes llegan temprano y logran ocupar un buen espacio frente al mar.

El barrio también ofrece un complejo de lagos y un ecosistema donde se destaca el Pantanal Carioca, una zona de manglares y lagunas. Un paseo por el lugar permite conocer esa joya natural protegida por condominios. Con la piedra de Gávea al fondo, creando una atmósfera increíble el punto alto del paseo es la navegación en el área de desove de caimanes del Papo amarillo. Numerosas especies de aves también forman parte de la fauna deslumbrante del lugar. Una opción recomendada para quienes buscan algo diferente es un vuelo en helicóptero por la ciudad.

VIDA NOCTURNA

La calle Olegario Maciel ofrece una colección de los mejores bares y restaurantes. Una rua bien democrática a disposición de todos los gustos y billeteras. Allí la gente convive con lo mejor de la vibra carioca, con espacios en las veredas y disfrutando hasta el amanecer. La lista de boîtes incluye locales de todos los estilos y géneros: funk, pagode, electrónica, sertanejo y pop compitiendo en decoración y temática caribeña ,holandesa o parisienne.  Barra también es el espacio ideal para la creación de nuevas estructuras vinculadas a eventos deportivos. El autódromo Nelson Piquet desactivado en 2012 cedió espacio para la creación del Parque Olímpico donde se sitúan el velódromo y el Parque Acuático. El lugar respira deportes y es posible tener la experiencia de jugar golf o tenis en el lugar o también asistir a grandes espectáculos. Allí se realiza  Rock in Rio, uno de los mayores festivales de música del planeta.

SHOPPINGS

Barra da Tijuca concentra una gran cantidad de shoppings, son más de 18: Casa Shopping, especializada en muebles y decoración de interiores; Rio Decor, el mayor de la ciudad con más de 700 tiendas: el glamoroso Village Mall, con prestigiosas marcas, salas de cine y un teatro; el Shopping Downtown, al estilo americano con múltiples opciones gastronómicas y atractivos precios. Uptown, con un mercado de productores, constituye una opción segura para compras y gastronomía.

PARA AMANTES DEL FÚTBOL

Moderno, interactivo y con mucha tecnología, el Museo de la Selección Brasileña transporta a los visitantes a momentos históricos de la selección pentacampeona.  Otros espacios culturales igualmente pueden proporcionar momentos únicos. La Ciudad de las Artes, un complejo cultural que ofrece actividades y shows gratuitos; Museo Casa do Pontal, importante espacio de arte popular, o la antigua casa del paisajista Roberto Burle Marx, un área verde que alberga varias especies de plantas y obras de arte.

Con el crecimiento del barrio fue necesaria la expansión de la red hotelera y así fueron surgiendo hoteles con padrones internacionales que ofrecen a sus huéspedes excelentes servicios y buena gastronomía, cada uno con sus propias particularidades y toques especiales. Estas características hacen del destino uno de los más estructurados de la ciudad en cuanto a hospedaje. En cuanto a precios, las tarifas aplicadas en Barra da Tijuca pueden estar más económicas, alrededor de un 15%, que las vigentes en Copacabana, por ejemplo.

En cuanto a transporte, con la aparición del metro es posible llegar a Zona Sul en apenas 15 minutos. También el BRT un sistema inteligente de transporte público facilitó la vida de residentes y morados de la ciudad. Para quienes buscan economía, es posible trasladarse desde el aeropuerto de Galeão hasta Barra da Tijuca, con apenas R$ 4,05, vía BRT.


Publicado en acuerdo con Contacto Turistico.

6 Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like