woman in red bikini top and black sunglasses

Regresa el Carnaval a Brasil

Del viernes 17 al sábado 25 de febrero Brasil retomará sus tradicionales celebraciones de Carnaval -que generan expectación a nivel global-, tras haber estado restringidas desde 2021 por la pandemia. Este año volverán con sus convocatorias masivas, su ritmo, colorido y para confirmar la riqueza cultural del país suramericano.
1 Shares
1
0
0

Los brasileños empiezan a palpitar el carnaval desde los primeros minutos del 1 de enero: lo que para millones de personas es el comienzo de un nuevo año, en Brasil es más bien la cuenta regresiva para la fiesta más animada de su calendario. A diferencia de lo que sucede en otros países (donde es una fiesta limitada a una ciudad), el Carnaval es una celebración a nivel nacional. Le contamos a continuación, algunas de las más concurridas:

Río de Janeiro

El carnaval más glamoroso del país se lleva a cabo en Rio de Janeiro, donde ya la movida comenzó gracias a las fiestas, comparsas y ensayos de las escolas de samba, que se llevan a cabo a partir de enero. Con 12 escolas del Grupo Especial en competencia, el carnaval del sambódromo es un show transmitido a escala global, pero puede presenciarse en persona, ya sea como público o como participante de alguna de las escolas en competencia. Los desfiles son competitivos, y las escolas son evaluadas por la performance de sus bailarines principales (mestre sala y portabandeira), evolución del desfile, vestuario, ritmo y magnificencia; para preparar tamaña producción, las agrupaciones convocan a los principales artistas, coreógrafos, escenógrafos y vestuaristas del país.

El lado B del carnaval carioca es el que se celebra en las calles, agrupado en blocos (comparsas) donde un carro de sonido -en algunos casos con músicos y cantantes muy renombrados- lidera el encuentro de multitudes que bailan, cantan y muestran sus disfraces. Los blocos (son más de 400 en toda la ciudad) tienen una programación pautada por las autoridades municipales, y los hay desde 300 personas a decenas de miles, en distintos puntos de la capital; algunos son especiales para niños, otros de estudiantes universitarios, otros de LGBT+, pero en general pacíficos y divertidos: eso sí, todos van disfrazados.

Las concentraciones de comparsas arrancan a las 7 de la mañana (los horarios suelen estar publicados en redes y medios de comunicación), buen horario para disfrutar en familia y con menos calor, pero otros empiezan más tarde y se extienden hasta primeras horas de la noche: el Carnaval de calle es esencialmente diurno.

São Paulo

La fiesta ya comenzó -con decenas de blocos los fines de semana- ya que la corte carnavalesca (el Rey Momo, la reina de carnaval y las princesas) están coronados desde enero -como también sucede en Río_ y el ambiente ya se prepara para que la mayor ciudad de América del Sur abra paso a las más de 800 comparsas que concentran por toda la ciudad, que por ley están registradas y autorizadas por la prefeitura (gobierno municipal).

De resto, está el desfile de lujo en el sambódromo de Anhembí, con 14 escolas compitiendo por el premio mayor, con un luego y despliegue que poco tiene que envidiar al desfile de Rio. Aunque no cuenta con las impresionantes playas urbanas de Río, la jungla de cemento de São Paulo ofrece multitud de opciones carnavalescas para todos los gustos (y para quienes buscan sol y playa, el bello litoral paulista está a sólo unas horas en auto).

Salvador

Una de las ciudades más importantes del etnoturismo brasileño, Salvador posee una cultura y una gastronomía notables, formadas en gran parte por su rica herencia africana. La capital de Bahía celebra uno de los carnavales más cotizados de Brasil; estrellas musicales de primeras líneas suelen ser parte del menú de shows del circuito de una fiesta que tiene componentes de sincretismo cultural más que atractivos y originales. El Barrio histórico del Pelourinho es el epicentro de ensayos y shows de pre-carnaval desde fines de enero.

te Cientos de miles de personas se suman a la música de los tríos eléctricos que desfilan por los circuitos de Barra-Ondina y Campo Grande-Avenida Sete, centro histórico y vecindario donde se presentan -subidos a camiones de sonido llamados “tríos eléctricos”- músicos y cantantes de gran popularidad. El desfile del “afoxé” Filhos de Gandhi (Hijos de Gandhi, todos vestidos como el líder independentista indio), una mezcla de escola y organización religiosa, es una síntesis imperdible del sincretismo bahiano.

Recife y Olinda

Es, sin dudas, el carnaval más animado del Nordeste. Ni samba, ni candomblé: el frevo es el ritmo que manda, animado por trompetas y trombones. El circuito Recife-Olinda (ciudad colonial a siete kilómetros de la capital del centro de Recife) constituye una de las fiestas más plurales e intensas de Brasil. Aunque las festividades ya se celebran por varios puntos de ambas ciudades durante los fines de semana, la movida empieza formalmente la noche del primer sábado de carnaval con el desfile del Hombre de la Medianoche, un muñeco gigante que sale a pasear en hombros de la multitud por las pendientes de Olinda; el desfile de muñecos gigantes es uno de los detalles más pintorescos y notables del carnaval pernambucano, diferente de todo lo que se puede ver en el resto del país. La alegría y el baile continúan en la ciudad histórica durante las mañanas y las tardes, con desfiles de blocos y música en directo. Por la noche, la fiesta se desborda en la plaza Marco Zero, en Recife, donde tienen lugar grandes espectáculos de artistas de renombre nacional e incluso internacional. Uno de los momentos más destacados es el desfile del gigantesco bloque callejero “Galo da Madrugada”, que congrega a multitudes el primer sábado de carnaval, por la mañana, en el centro de la ciudad.  

1 Shares

Deja un comentario

You May Also Like

El otro lado de Río, Barra de Tijuca

Que Río de Janeiro es la principal puerta de entrada al Brasil, ¡es indudable! La Cidade Maravilhosa deslumbra con su Pan de Azúcar, el Cristo Redentor, la playa de Copacabana, verdaderas postales conocidas y deseadas por visitantes ansiosos de conocer el Jeito Carioca de Ser.