Es noviembre, ¿ya deberíamos colgar los adornos de navidad?

Según un estudio realizado por psicoanalistas americanos, (Journal of Environmental Psychology) las personas que ponen antes su decoración navideña son más felices, así que abre las cajas y prepara el arbolito!
0 Shares
6
0
0

Según un estudio realizado por psicoanalistas americanos, (Journal of Environmental Psychology) las personas que ponen antes su decoración navideña son más felices, así que abre las cajas y prepara el arbolito!

Aparentemente, aquellos de nosotros que sacamos el árbol de Navidad tan pronto como pasa Halloween estamos mucho más felices y entusiasmados con la vida. Según el estudio las personas que lucen la decoración navideña a partir de noviembre son más amigables y accesibles con sus vecinos, y por tanto, más felices.

El psicoanalista, Steve McKeown, le dijo a Unilad: “Aunque podría haber una serie de razones sintomáticas por las cuales alguien querría poner adornos obsesivamente temprano, es más común por razones nostálgicas, ya sea para revivir la magia o para compensar la negligencia pasada”.

“En un mundo lleno de estrés y ansiedad, a la gente le gusta asociarse con cosas que los hacen felices y las decoraciones navideñas evocan esos fuertes sentimientos de la infancia”. Ya sea en el interior o exterior de la casa, la decoración interactúa con la sociabilidad de una manera compleja pero interpretable. Las decoraciones navideñas dan una impresión de que los residentes de la casa son más “abiertas” y por ende más sociables, aun cuando no seas más sociable la decoración transforma ese juicio.

“Las decoraciones son simplemente un ancla o un camino hacia esas viejas emociones mágicas de emoción de la infancia. ¡Así que poner esas decoraciones navideñas temprano extiende la emoción!”

6 Shares
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

El otro lado de Río, Barra de Tijuca

Que Río de Janeiro es la principal puerta de entrada al Brasil, ¡es indudable! La Cidade Maravilhosa deslumbra con su Pan de Azúcar, el Cristo Redentor, la playa de Copacabana, verdaderas postales conocidas y deseadas por visitantes ansiosos de conocer el Jeito Carioca de Ser.