high-angle photography of city

¿Qué conocer y donde alojarse en cada condado de Nueva York?

Mientras nos preparamos para poder viajar de vuelta, te recomendamos nuestros lugares seleccionados de cada condado de la ciudad de Nueva York.
9 Shares
8
0
1

Nueva York es tan grande que es imposible conocerla por completo, aunque nos enfoquemos en un solo condado. Por eso te dejamos nuestros pequeños tesoros de cada condado para que los tengas en cuenta a la hora de planear tu próximo viaje a la gran manzana.

El Bronx

  • Después de una mañana o una tarde temprano en el zoológico, dirígete a Arthur Avenue, a menudo conocida como la “verdadera pequeña Italia”, donde las calles se han transformado en una “Piazza di Belmont” con 100 mesas para disfrutar de las comidas al aire libre.
  • Pernocta: el  Opera House Hotel, una vez hogar del Bronx Opera House, es un sitio histórico en el sur del Bronx, ubicado apróximadamente a 20 minutos de la avenida Arthur. Recientemente renovado para preservar el icónico teatro, los invitados ahora pueden quedarse en el mismo lugar donde se presentaron Harry Houdini, los Hermanos Marx y John y Lionel Barrymore.

Brooklyn

  • Visita Williamsburg para disfrutar de la vista de Manhattan frente al mar y da un paseo por el puente de Williamsburg. Camina temprano en la mañana hasta Domino Park, construido en el sitio de una antigua refinería de azúcar, (el parque está abierto de 6 a.m. a 1 a.m.) y experimenta una variedad de actividades en el paseo marítimo.
  • Luego, dirígete al famoso Smorgasburg, que ofrece bocados de algunos de los principales vendedores de comidas de Nueva York.
  • Para los amantes de la buena bebida, dirígete al jardín de vinos en Brooklyn Winery o a la Brooklyn Brewery, que ahora ofrece cervezas artesanales de jueves a domingo.
The William Vale

Manhattan

  • Dá un paseo relajante por The High Line y disfruta de la vista, de las fragancias de las flores y de las exóticas especies de plantas a lo largo de la ruta, así como también puedes disfrutar del arte inaugural, comisionado por High Line Plinth, Simone Leigh’s Brick House, ubicado en el Spur.
The High Line
  • Comienza la caminata en West Village para ver una muestra de arte público de la ciudad al aire libre, en la fachada de la calle Horatio 95, frente al Whitney Museum of American Art. Actualmente se exhibe el paisaje surrealista de Jill Mulleady (Jill Mulleady’s surreal landscape), poblado por múltiples figuras en una escena que ella describió como una especie de “baile“. Aunque las figuras están agrupadas cerca una de la otra en la orilla del río, parecen desconectadas, incluso absortas en sí mismas, como recordándonos que la vida moderna está hiperconectada y también aislada.
  • Toma un paseo hacia el norte para terminar en Chelsea, y contempla la vista en el camino, donde te espera un abreboca del Mediterráneo en Memo Shish Kebab.
  • Pernocta: el The High Line Hotel es una obra maestra de mediados de 1800 y un hito histórico federal ubicado en terrenos majestuosos, que se pueden disfrutar desde el salón al aire libre de la propiedad, Daisy’s Cocktail Garden.
Governors Island
  • A solo 10 minutos en ferry desde el Bajo Manhattan, se encuentra Governors Island. La isla de 172 acres en el puerto de Nueva York ofrece ciclismo, toboganes, cuatro colinas artificiales, hamacas, arte y mucho más. La novedad de este año es Fauzia’s Heavenly Delights, un popular carrito de pollo del Bronx, así como una nueva colaboración de Threes Brewing y del equipo Meat Hook, que ofrece cerveza artesanal local y comida de la aclamada carnicería.
  • Adicionalmente, puedes contemplar la instalación permanente de arte público ubicada sobre Discovery Hill. La escultura, de Rachel Whiteread, sugiere momentos de introspección y contemplación, al pasar por alto el bullicioso Bajo Manhattan.
  • Pernocta: al llegar al Bajo Manhattan, después de una visita a Governors Island, disfruta del alojamiento en el Conrad New York Downtown, un hotel centrado en el arte, ubicado en Battery Park, un paseo tranquilo de de la ciudad de Nueva York desde el Battery Maritime Building, donde pasarás por el SeaGlass Carousel y por los terrenos del 9/11 Memorial.
The Empire State
  • Antes o después de tu experiencia en la ciudad, detente en Macy’s Herald Square para ponerte al día con las necesidades de compra.
  • Pernocta: Reserva alojamiento durante la noche en el Moxy Times Square, un elegante hotel con barra en la azotea y un salón con un “parque de atracciones urbano”, a solo 4 minutos a pie de Herald Square.

Queens

  • Toma el NYC Ferry hasta The Rockaways, a menos de una hora de viaje desde Manhattan, para disfrutar de la playa, el sol y la arena. Thai Rock ya está operando para comidas al aire libre y el disfrute visual  de la costa; adicionalmente Rockaway Jet Ski, ubicado en los muelles del restaurante, ofrece alquileres de Jet Ski durante el verano americano. También hay una escuela de surf local para los que buscan aprender o perfeccionar sus habilidades de surf. Reserva tus clases antes de visitar.
Staten Island

Staten Island

  • Navega en el ferry de Staten Island el fin de semana, saliendo del terminal de ferry de Whitehall en Manhattan a St. George, y experimenta la excepcional vista de la Estatua de la Libertad y el Bajo Manhattan. A tu llegada, ponte al día con las compras que no hiciste en los últimos meses, en el único destino de compras outlet de la ciudad de Nueva York, Empire Outlets, que es todo al aire libre y destaca la vista del Bajo Manhattan. También hay opciones de comida y bebida para llevar en los puntos de venta, incluidos Shake Shack, Starbucks y Häagen-Dazs.

¿Y si hacemos algo sobre el agua?

.

9 Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

El otro lado de Río, Barra de Tijuca

Que Río de Janeiro es la principal puerta de entrada al Brasil, ¡es indudable! La Cidade Maravilhosa deslumbra con su Pan de Azúcar, el Cristo Redentor, la playa de Copacabana, verdaderas postales conocidas y deseadas por visitantes ansiosos de conocer el Jeito Carioca de Ser.