Coronavirus: Aislamiento y salud mental

El encierro, la pérdida de la rutina habitual y la reducción del contacto social y físico con los demás, pueden afectar nuestra salud mental.
2 Shares
2
0
0

Aunque se requiere “distanciamiento social” para prevenir la infección y propagación del coronavirus, el encierro, la pérdida de la rutina habitual y la reducción del contacto social y físico con los demás, pueden afectar nuestra salud mental.

Para frenar la propagación del coronavirus, COVID-19,  el trabajo, las escuelas, los gobiernos, las iglesias, los deportes y los eventos se ven suspendidos y esto genera que las rutinas diarias se vean afectadas el aumento del aislamiento social sea una desafortunada realidad para millones de personas en todo el mundo. Una investigación reciente, publicada en The Lancet, encontró que la cuarentena está relacionada con los síntomas del trastorno de estrés postraumático (TEPT), la confusión y la ira, y algunas investigaciones sugieren que estos efectos pueden ser duraderos. Dado que es probable que la crisis del coronavirus nos acompañe por algún tiempo, no se pueden descartar las implicaciones que pueden generar esta pandemia para la salud mental.

La ansiedad solo empeora por la confusión y el juicio social que reciben las personas a medida que intentan encontrar la manera correcta de reaccionar. La información clara es una parte útil del proceso de sobrellevar una pandemia. Según estudios durante el brote de SARS el 29% de las personas en cuarentena mostraban signos de trastorno de estrés postraumático y el 31% tenían síntomas de depresión después del aislamiento.

A pesar de la confusión sobre cómo y cuándo ponernos en cuarentena exactamente, millones de personas en todo el mundo inevitablemente tendrán que reducir drásticamente el contacto social y pasar tiempo aislados para combatir el coronavirus.

“Estar en cuarentena le da a uno la sensación de estar a merced de otras personas y otras fuerzas incontrolables, como una epidemia. Esto lleva a una sensación de impotencia e incertidumbre sobre el futuro que puede ser muy inquietante ”

Frank McAndrew, psicólogo evolutivo del Knox College en Illinois

Para las personas que no están acostumbradas a el nivel de introspección que puede generar la cuarentena, la experiencia puede conducir a emociones negativas y, en casos extremos, a difuminar los límites entre lo que sucede en la mente de uno y lo que realmente sucede a su alrededor. Las actividades que crean una sensación de cambio y propósito, como reorganizar los muebles o limpiar la casa, pueden ayudar a crear estimulación.

Todos los seres humanos ncesitamos la capacidad de tomar decisiones y tener el control, un sentido de comunidad y conexión con los demás, un propósito o efectividad. Hablar con los amigos por telefono o skype, autoasignandose un trabajo estructurado dentro de la casa o haciendo ejercicio con una app de yoga o baile son otras maneras de crear estimulación. Los proyectos creativos como dibujar, compilar fotografías o sudoku pueden ayudar además a mantener la mente activa.

Las implicaciones del aislamiento en la salud mental no significan que no debamos poner en cuarentena. Es esencial seguir la guía de los profesionales médicos para combatir el coronavirus, así como es importante reconocer las dificultades. En tiempos de aislamiento, podemos apoyarnos mutuamente al reconocer las luchas de salud mental y proporcionar consuelo incluso desde lejos.

2 Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like