8 razones para visitar Monaco

En los últimos meses, Mónaco ha instituido varias medidas de salud para permitir a los visitantes disfrutar del destino con total seguridad.
5 Shares
4
0
1

El principado es un destino seguro e ideal para escapar de la vida cotidiana y las preocupaciones. Por eso te dcompartimos ocho razones para planificar una visita a Mónaco cuando vuelva a ser posible viajar:

Un destino seguro

El Principado de Mónaco es sin duda uno de los lugares más seguros del mundo, con un oficial de policía por cada cien habitantes, un sistema de videovigilancia 24 horas en todo el territorio y la posibilidad de bloquear todos los accesos al principado en minutos. También hay equipos de vigilancia interna en el Casino de Montecarlo y en todos los hoteles y establecimientos de juego.

Clima ideal

Con más de 300 días de sol y un clima mediterráneo, Mónaco disfruta de un clima ideal durante todo el año. La proximidad del mar y la montaña lo convierten en un destino muy diverso, donde uno puede despertar junto al mar, pasar el día esquiando y cenar en el corazón del principado.

En el corazon de europa

Mónaco se encuentra a menos de dos horas de las principales capitales europeas, ya sea en avión, tren, coche o barco, además de ser una mezcla de las influencias de la Riviera francesa y la costa italiana. Mónaco es un destino ideal para incluir en cualquier itinerario por el Viejo Continente.

Un patrimonio arquitectónico único

Los grandes nombres de la arquitectura han estado trabajando durante siglos para construir el reconocido patrimonio de Mónaco. Por ejemplo, el gran arquitecto Charles Garnier diseñó el Casino y la Ópera de Montecarlo, mientras que Gustave Eiffel diseñó el techo de cristal del hotel Hermitage. Más recientemente, podemos mencionar a Victor Vasarely y su colorido mosaico en el techo del hotel Fairmont; el arquitecto Norman Foster, que diseñó el Yacht Club de Monaco; y Renzo Piano, quien creó el nuevo Ecodistrito Le Portier.

Infraestructura hotelera (para todos los gustos y presupuestos)

Con un total de 2.500 habitaciones, la oferta hotelera va de 5 a 2 estrellas, ofreciendo una excelente estadía ya sean experiencias de lujo o una excelente relación calidad-precio. Es posible disfrutar de todas las estaciones del año en Mónaco, desde primavera y verano hasta otoño e invierno; siempre hay una buena razón para quedarse en el país.

Cocina de clase mundial y especialidades locales.

Desde especialidades mediterráneas hasta mesas llenas de platos con estrellas, Mónaco ofrece una amplia variedad de restaurantes. Es posible desayunar en la Place du Marché, almorzar en un establecimiento de prestigio y cenar en una cervecería con especialidades locales. El pequeño estado de Mónaco, ubicado entre Francia e Italia, tiene más de 700 años de influencias, cultura, cocina y arte de vivir mediterráneos.

Compras

El Principado de Mónaco es ideal para ir de compras. Desde Carré d’Or y sus tiendas de lujo hasta los barrios más populares, hay para todos los gustos y presupuestos.

Un destino verde

La protección del medio ambiente es una de las principales preocupaciones del principado y del sector turístico, gracias al compromiso y la determinación del Príncipe Alberto II. Puedes alojarte en uno de los hoteles ecológicamente certificados, sorprenderte con las soluciones de movilidad disponibles, descubrir los parques, jardines y reservas marinas y disfrutar de una experiencia culinaria en uno de los establecimientos que trabajan con productos orgánicos locales. Aunque Mónaco es conocido por su nivel de excelencia, también es un destino que se toma en serio la sostenibilidad y la responsabilidad.

5 Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

El otro lado de Río, Barra de Tijuca

Que Río de Janeiro es la principal puerta de entrada al Brasil, ¡es indudable! La Cidade Maravilhosa deslumbra con su Pan de Azúcar, el Cristo Redentor, la playa de Copacabana, verdaderas postales conocidas y deseadas por visitantes ansiosos de conocer el Jeito Carioca de Ser.